En nuestro tiempo libre queremos disfrutar de la forma más confortable posible. Para ello, adaptamos nuestro vehículo con todas las comodidades disponibles que faciliten nuestro día a día en ruta. Estos servicios que incorporamos dependen en gran medida de corriente eléctrica, que hace que sea indispensable la instalación de una batería auxiliar si queremos tener una buena experiencia. La instalación de estas baterías es una de las camperizaciones básicas que realizamos.

¿Qué ventajas me puede ofrecer instalar una segunda batería a mi furgoneta camperizada?

Las baterías de nuestra furgoneta se cargan mientras el motor está encendido. Durante la conducción reciben energía generada por el movimiento del vehículo y abastecen a la furgoneta y a sus accesorios de electricidad ilimitada para hacer el viaje más confortable (Calefacción / Aire acondicionado, luces, radio, GPS /Navegación, cargadores de dispositivos). 
Cuando estacionamos nuestra furgoneta camper y el motor está desconectado, la batería deja de recibir flujo eléctrico. Es en este momento cuando más importante es tener energía eléctrica si queremos seguir conectando aparatos electrónicos que nos hagan la acampada más agradable. Por ello, dotar a nuestro vehículo de una segunda batería auxiliar es la mejor opción para no quedarnos nunca sin energía. 
La segunda batería se cargará durante la conducción de la misma manera que lo hace la batería principal. Alargaremos la vida útil de la fuente principal y dejaremos de preocuparnos por la falta de energía.

¿Qué tipo de batería auxiliar necesito?

Por lo general, las baterías funcionan por capacidad de carga (energía) y voltaje de salida.

La cantidad de aparatos electrónicos (Nevera, microondas, luces interiores, calefacción) instalados en tu furgoneta camperizada determinará el tipo de batería que necesitas. Pregúntanos y te asesoramos al respecto.

¿Baterías auxiliares convencional de ácido o de AGM?

Las Baterías auxiliares convencionales son las más económicas, aunque tienen desventajas, y es que no toleran los ciclos de carga tan bien como las de AGM. Esto ocasiona pérdidas de ácido en alguna ocasión.

Por otro lado, encontramos las baterías AGM. Estás baterías son un poco más caras, pero más óptimas, su duración es mayor y tolera los ciclos de carga muy bien. Son perfectas para los más experimentados en el mundillo camper, 

Si estás pensando en tener energía corriente en tu furgoneta camperizada y no sabes muy bien qué tipo de batería escoger, consúltanos, nosotros nos encargaremos de detectar la potencia y la capacidad de la batería, para que instales la más adecuada a tus necesidades.